OFERTAS

domingo, junio 11, 2017

LAS PLAYAS DE GOZON SE VENDEN

Un pequeño resumen , aunque con muchos matices , de lo ocurrido estos últimos días con los impresentables de costas y con alguna Escuela más .

Las playas de Gozón «se venden» al mejor postor . Costas limita a tres las escuelas que pueden impartir surf en los arenales y las elige mediante un sistema de subasta .

El surf se ha convertido en los últimos años en Asturias en una fuente de negocio para diversas empresas que han creado escuelas de enseñanza, alojamientos específicos o tiendas para los amantes del deporte. Un negocio para el que las playas son fundamentales, de ahí que hubo administraciones que decidieron empezar a regular su uso y no encontraron mejor forma de hacerlo que a través de un canon. Hace unos meses Costas anunció la creación de una tasa mensual para las escuelas que enseñan surf en Asturias y ahora la Demarcación ha sacado a subasta el uso de esos mismos arenales, algo que generó quejas en el sector, más allá de las empresas que ven como este año tienen que pagar por algo que hasta ahora venían utilizando de manera gratuita. Las quejas de bañistas, que veían delimitado su espacio a costa de los alumnos surferos, y dar más seguridad a esta práctica se encuentran entre las razones esgrimidas por la administración para decidir empezar a cobrar.

La subasta se celebró este jueves y sólo ha tenido por objeto los arenales de Gozón, según las explicaciones que dieron a los responsables de las escuelas de surf. Se ha hecho porque se había pedido una ordenanza municipal que regulara a las escuelas de surf, pero al Ayuntamiento no le dio tiempo a prepararla de cara a la temporada estival y ante el aluvión de peticiones a Costas no le pareció suficiente el informe favorable sobre las dos empresas que trabajaban en la zona y le había enviado el consistorio. Así que en menos de una semana Costas decidió poner en marcha la subasta para delimitar el uso de la playa. De esta manera en Bañugues y Verdicio sólo puede haber una escuela y en Xagó, un arenal mucho más grande, puede haber dos. Hasta ahora en las playas del municipio existían dos únicas escuelas de surf, pero la celebración de la subasta generó el interés de otras venidas de otras localidades asturianas, incluso alguna firma de Madrid, lo que hizo que el precio de la subasta subiese considerablemente. Fueron una decena las que mostraron su intención de hacerse con un trocito de las playas gozoniegas y finalmente las dos empresas que operaban en esos arenales seguirán haciéndolo, y se sumará otra de Gijón. Serán las tres, como había determinado Costas, las únicas que podrán enseñar a surfear en el municipio. A pesar de que no hay cambios para las empresas adjudicatarias -más allá del desembolso que han tenido que hacer- trasladaron su malestar por no haber dado prioridad a las escuelas que ya vienen trabajando desde hace tiempo en el municipio y que son, además, de gozoniegos.

El sector surfero considera que una subasta no es la mejor forma de regular la práctica del surf, ni siquiera de garantizar seguridad en los arenales. La subasta determina un precio, el que establezca el mejor postor. Nada más. La puja inicial establecía un mínimo de 111 euros, pero al hacerse en secreto los interesados subieron el precio para garantizar conseguir una de las tres únicas plazas. «Hubo que pujar muy alto», apunta Vicente Artime, socio de Baluverxa, aunque no quiere desvelar a cuánto ascendió la cifra. Asegura que la playa de Xagó «es un pastel, porque es una playa que cuenta con buenas olas todo el año». Y critica que en la subasta no se hayan tenido en cuenta otro méritos, como el hecho de que las empresas sean de Gozón o lleven años trabajando en el municipio. Son cuestiones que espera se regulen en una futura ordenanza que deberá realizar el Ayuntamiento de Gozón, algo a lo que se ha comprometido con ellos el alcalde, Jorge Suárez.  Asegura que no estar contento con el proceder de la subasta, por no tener en cuenta criterios tales como que la empresa elegida preste servicio de continuo porque, ha apuntado «los surfistas hacen una labor buena, no es la primera vez que sacan a alguien que se está ahogando, y los monitores tienen mucho conocimiento de las características de las playas».

Una ordenanza que regule las escuelas
De hecho en otros consistorios asturianos donde existen escuelas de surf existe una ordenanza que las regula. Es el caso de Castrillón, donde se creo una en 2014 que afecta a diversos aspectos de las playas, como es la enseñanza de este deporte o el hecho de introducir perros. La misma se hizo, según explica la concejal de Turismo, Mar González Iglesias, «por un tema de seguridad». También reconoce que lo hicieron porque hubo un tiempo en que monitores y escuelas de surf «campaban a sus anchas por los arenales castrillonenses». Por ello se determinó que en el concejo pudiera haber un máximo de 15 escuelas y ahora mismo hay ocho que han pedido renovar su permiso, que tiene una vigencia anual. Hay margen, pero en caso de que se presenten más de 15 para obtenerlo las que están asentadas en el municipio tendrían prioridad frente a las de fuera. Además, han de cumplir una serie de condiciones como que la ratio de monitor-alumno sea de ocho, en el caso de adultos, y seis, en el de niños; que tengan una formación mínima, que no ocupen más de 90 metros del arenal o que no coloquen publicidad mientras estén en la playa. La ordenanza se hizo después de descubrir como en otros sitios, como el País Vasco, se regulaba el uso de la playa. La diferencia es que, en Castrillón, no se cobra a las escuelas de surf por su uso.

Enlace de la noticia
BALUVERXA
 
Back To Top